Oktoberfest Parte II

El domingo a la mañana después de desayunar salimos en busca de duchas. Como no había en ninguna estación de servicio, consultamos en un camping, nos quisieron cobrar $350 por persona, imaginen que salimos corriendo.

Fuimos a Santa Rosa de Calamuchita, una ciudad a 10 km de Villa General Belgrano y por $200 nos pudimos quedar en un camping. Nos bañamos (que lindo es bañarse, más cuando te pasaste media mañana buscando duchas) y nos volvimos a ver de nuevo el desfile.

Si, otra vez, porque cuando les digo que era espectacular, es porque era espectacular.

Cuando terminó el desfile nos fuimos a comer al costado de la ruta, a la sombra de unos árboles y de ahí a caminar por Pozo Verde, un lugar precioso lleno de paz y de silencio y lo mejor, sin gente.

Como nos habían dicho que en Calamuchita había también un show gratuito de bandas y comidas típicas, nos fuimos para allá.

Mate en mano, conseguimos una mesa y disfrutamos lo que quedaba de la tarde.

Vimos grupos folklóricos, gauchos zapateando, bailarinas de flamenco y una batucada brasilera que se bajó del escenario y cantó y bailó con gente. Estuvo divertidísimo, éramos pocos pero buenos. Después canto reguee un grupo, que se hizo eterno, no veíamos la hora que terminara.

Probamos comida mexicana de uno de los puestos y mas tarde, cuando empezó a hacer frío. Prendieron unos fogones, donde la gente se sentaba alrededor en fardos de pasto a calentarse y terminar de ver el espectáculo. La verdad, hermoso todo.

Terminamos la noche viendo a un grupo que tocaba rumba y música cubana.

dscn6268

Sonidos y Sabores

dscn6277

Al lado del Fogón

Esa noche dormimos en el camping y a la mañana siguiente, mientras tomábamos mates pasó un hombre vendiendo pan cacero y rosquitas con dulce de leche recién hechas. Completamos el desayuno y nos fuimos a hacer las compras.

dscn6284

Roquitas, mates, kagú y camping

Para terminar nuestras mini vacaciones, nos instalamos al lado del río y Rodrigo hizo un asado riquísimo. Después de almorzar, fuimos hasta el cerro viacrucis, y subimos hasta la cumbre.

Cerca de las 3 salimos rumbo a casa, llegamos tipo 10 de la noche y en el camino perdimos la tapa de la nafta L. Como siempre abrimos y cerramos nosotros, esta vez nos olvidamos de volver a cerrarla y nos fuimos, así que se habrá volado (con llave y todo) en algún lugar entre Córdoba y casa.

 

Pasamos un fin de semana inolvidable, con unas experiencias increíbles y volvimos con la energía renovada. Ya estamos planificando nuestros dos próximos viajes! 😀 😀

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: