Oktoberfest! Parte I

Después de esperar ansiosamente octubre, por fin llegó.

Esta vez preparamos las cosas con tiempo y nos fuimos el viernes a la tarde cuando Rodrigo salió de trabajar.

Viajamos toda la tarde, vimos el atardecer y nos armamos una picada arriba del auto que disfrutamos mientras tomábamos mates.

Llegamos a las 11 de la noche, mis viejos habían salido más temprano así que nos esperaban allá.

Nos encontramos en la avenida principal de Villa General Belgrano y buscamos un lugar para dormir bastante alejado del centro porque era un mundo de gente.

Antes de acostarnos, salimos a caminar un rato. Hacía un frío que parecía que te cortaba la cara. Terrible. Era tarde y no había mucho para ver así que nos fuimos a dormir a la Kangú.

Al otro día, tempranito nos levantamos y tomamos mates mientras íbamos a la Oficina de Turismo.

Ya desde temprano las calles eran una fiesta. Gorros y porrones por donde miraras, gente con distintos sombreros de colores, cada uno con un vasito colgando estilo cartera. Flores por todas partes y la musiquita inconfundible de la Oktoberfest.

Daba gusto caminar y caminar por esas calles. En la oficina de turismo nos llenaron de mapas y folletos. Preguntamos a la gente del lugar y nos dijeron que cerca del mediodía empezaba el desfile.

dscn5974

Y si, no podía faltar esta foto.

dscn5971

Mateando y esperando el desfile

Así que hicimos tiempo tomando mates y caminando por las calles hasta que el desfile comenzó. Era espectacular, iban cerca de 50 colectividades, cada cual con sus trajes típicos y haciendo algún baile o alguna hazaña representativa de su país. Todo era color, alegría, sonrisas y brindis.

Los que desfilaban brindaban con los que estaban viendo el desfile, sacaban fotos, vitoreaban. Es difícil describir la energía y la alegría.

El desfile duró cerca de una hora, también pasaron carrozas y caballos.

 

Después del desfile todos se iban para el Bosque Cervecero, el predio que se inauguró este año exclusivamente para la Oktobertfest.

Nosotros pasamos a buscar las empanadas y nos fuimos caminando hasta el predio con todo el malón de gente.

Había bastante cola cuando llegamos y la entrada costaba $300. Podías estar todo el tiempo que quisieras y nosotros lo aprovechamos bien.

En el predio hay un escenario enorme, muchísimas sillas y puestos. Venden un montón de variedad de cerveza artesanal, comidas típicas de distintos países y hay juegos para ganar premios (cerveza).

Nos llamó la atención que en los puestos tenés que tener si o si tu porrón para que te sirvan la cerveza. Nosotros no teníamos porque la verdad es que no tomamos (ni nosotros ni mis viejos), pero como era la fiesta de la Cerveza no  íbamos a dejar de probar las cervezas artesanales.

Las que probamos nos gustaron mucho, pero mas nos gustaron los terribles panchos alemanes con chucrut que nos comimos mientras veíamos el show.

dscn6076

Empieza el chou!

dscn6086

Puestos de Cerveza Artesanal

dscn6091

Pancho aleman te amo

El show es impagable, resulta que la entrada de $300 resulta barata ante semejante espectáculo.

Cada colectividad baila cuatro o cinco canciones típicas, con sus trajes. El que mas nos gustó fue el polaco, era increíble.

Pasamos horas y horas viendo el show, charlando y tomando mates. Éramos casi los únicos con el equipo de mate!

A media tarde se hizo el spiche. La gente se reúne con los vasos en alto y desde el escenario se baten 5 barriles llenos de cerveza, después de eso se abren y cae una lluvia de cerveza arriba de la gente.

dscn6128

Espiche

dscn6122

Espiche

dscn6146

Nosotros en la Oktoberfest

Todos bailan, cantan, brindan y la energía es genial.

Nunca habíamos visto tanta alegría y energía junta.

Después de eso todos se reúnen a bailar y cantan canciones.

Tipo 9 nos fuimos a la ciudad de nuevo a cenar (entre el predio y la ciudad hay aproximadamente 1 km, así que tranquilamente podes ir y venir caminando).

La cola que había para sacar entrada cuando nos fuimos, era de por lo menos 3 cuadras, y se estima que en el predio había cerca de 50000 personas.

Si, era impresionante.

Fuimos a buscar donde comer,  cosa que era bastante difícil porque todo estaba hasta las manos. Es más, casi no se podía caminar. Estaba la calle cortada y había chicos bailando en la calle con equipos de música y conservadoras al hombro.

Música por todos lados, sombreros y porrones. Brindis y canciones.

Después de la cena volvimos al Bosque Cervecero y seguimos viendo los shows hasta que nos ganó el sueño y nos fuimos a dormir en una calle alejada del centro. Esa noche dormimos como ángeles.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: