Cartagena Mágica II

Decidí hacer un post para cada día que estuvimos en Cartagena, porque la verdad que me enamoré de ese lugar.

Les voy a contar que pesábamos quedarnos dos días en Cartagena, y por razones del destino, nos terminamos quedando cuatro. Cuando fuimos a sacar el pasaje de vuelta, había pasajes para el martes  (nosotros llegamos el domingo a la noche) a la tardecita, como no nos gustó demasiado el precio, fuimos a preguntar a otra agencia, como los de la otra agencia eran para el jueves a la tarde, fuimos a comprar los primeros. Calculen que habrán pasado como mucho cinco minutos. Cuando volvimos a la primer agencia, ya los habían vendido. Así que no nos quedó otra que comprar los del jueves, y que bueno que fue así!

El tercer día en Cartagena, nos fuimos a Isla Barú pero temprano en colectivo (si, Barú es una Isla pero construyeron un puente para poder llegar por tierra).

Llegamos antes de las 10 am, y fue una maravilla. Teníamos todo Barú para nosotros. El agua turquesa, super calma, la arena blanca, las palmeras y el silencio.

Solamente nosotros y el ruido del agua.

Increíble ver ese lugar tan solitario.

Después de pasar una mañana a pleno relax. Almorzamos terribles sanguches de fiambre.

DSCN2828

Almuerzo

Pasamos un día hermoso que pudimos disfrutar mucho más que el anterior. Desde la mañana temprano hasta las cinco de la tarde pudimos meternos al mar, caminar por la playa, tomar sol y hacernos alguna siestita abajo de la sombrilla.

Volvimos a Cartagena (siesta de por medio en el colectivo) y como ya teníamos planeado, salimos a recorrer la ciudad amurallada en bici.

Para reponer energía después del paseo, paramos a comer quesadillas en un puestito.

DSCN2890

Las quesadillas son parecidas a las rapiditas Bimbo, pero mucho mas grande y rellenas con lo que vos quieras. Nosotros probamos de jamón y queso y de pollo. Buenísimas.

Esa noche para despedir Cartagena nos hicimos una panzada con las cosas que más nos habían gustado:

En la Enoteca ya eramos clientes habituales, así que cuando les contamos a las chicas de la heladería que al otro día nos volvíamos. Nos regalaron otro helado de despedida. Y después rodamos hasta el hotel.

La noche estaba ideal, no hacía nada de frío, la gente paseaba, se escuchaba música, charlas, distintos idiomas, risas. Cartagena me resultó tan mágica que es difícil describir con palabras. Había leído de gente que se enamora de lugares. A mi no me había pasado, si bien había conocido lugares hermosos, inolvidables, geniales, increíbles, que me habían encantado, emocionado y que me hubiera quedado a vivir, todavía no sentía que me había enamorado. Hasta que conocí Cartagena.

DSCN2898

Cartagena de noche

DSCN2900

Despidiéndonos de Cartagena

DSCN2901

Puertas

DSCN2909

Balcones

Nuestro último día en Cartagena, fuimos a probar un desayuno típico con cereales, jugos de frutas, yogur, tostadas y dulces.

DSCN2927

Desayunando como Dios manda

Después de recargar energías, nos fuimos a recorrer la parte más artística de Cartagena.

Como sobran las palabras, les dejo las fotos:

DSCN2943

Gran frase y gran verdad

DSCN2931DSCN2946DSCN2934DSCN2947

DSCN2960DSCN2965DSCN2966DSCN2970DSCN2973DSCN2972

DSCN2976

La felicidad solo es real cuando es compartida.

DSCN2986 (2)

Niños en el recreo

DSCN2986

El pájaro representativo de Cartagena

DSCN3000DSCN3011

Así nos despedíamos de Cartagena. Gracias por estos días maravillosos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: