Quinto país: Colombia!

QLo primero que queríamos conocer de Colombia era la Catedral de Ipiales.

La habiamos visto en fotos, pero personalmente es mucho más impresionante y no parás de preguntarte ¿¡Cómo la construyeron ahí!?

Está sobre en un río entre medio de dos montañas, parece imposible construir en ese lugar, pero ahí está.  Paseamos casi toda la mañana por Ipiales y desayunamos.

DSCN2412

Impresionante la Catedral de Ipiales

 

DSCN2410

La Catedral de Ipiales

DSCN2444

Saliendo de Ipiales: mucho frío!

Mientras tanto teníamos que decidir que hacer, si íbamos o no a Cartagena. Como vimos que había aeropuerto en Ipiales, primero fuimos a ese, pero no, lo estaban construyendo o reformando. Seguimos viaje para Pasto que era la siguiente ciudad que tenía aeropuerto, pero tampoco, porque solo vendían viajes de no me acuerdo que empresa y nos salía 250 dólares a cada uno solo de ida! Un disparate.

Nos dijeron que teníamos que ir al aeropuerto de Cali, pero Cali estaba como a 8 horas de viaje y el camino era todo subidas, bajadas y curvas. Así que ahí nos desinflamos bastante y nos fuimos a comer algo.

Probamos la famosa bandeja paisa, que era una bomba y después de deliberar bastante y malhumorarnos un poco, nos fuimos para Cali. Yo no quería mucho pero Rodrigo si, así que al final, decidimos que si.

DSCN2448

La bandeja paisa, comida típica colombiana.

DSCN2445

Al costado de la ruta

Terminamos saliendo como a las 4 de la tarde y el camino una porquería para mi. Fue todo el tiempo descompuesta. Era peor que la Panamericana de Perú .

Como a las 7 pm empezamos a ver que ya no andaba nadie por las rutas, íbamos prácticamente solos, no había ni siquiera gendarmes.

Pasamos por el costado de un pueblo y un chico que andaba en una moto nos paró. Primero dudamos en parar, pero al final frenamos. Era Jaime, que nos preguntó por el viaje y nos explicó que en Colombia después de las 5 o 6 de la tarde no se circula más por las carreteras.

Jaime nos consiguó un hotel 3B (bueno, bonito y barato), un garaje para la kangú y nos llevó a comer junto con su familia y a conocer el pueblo. Hasta nos quiso pagar el hotel!

La verdad, una barbaridad. Y pensar que nosotros no sabíamos si frenar o no. Nos dijo que nos paró, primero porque éramos argentinos y segundo porque no se puede circular por las rutas de Colombia cuando oscurece. Se puede armar una batalla campal de guerrilleros y gendarmes. También nos contó que los guerrilleros pueden salir de entre la selva y cortarte el paso a punta de pistola para robarte. Y lo mejor que te puede pasar es que te roben. Nosotros teníamos los ojos como el 2 de oro.

DSCN2453

El hotel que nos consiguió Jaime por solo 5 dólares cada uno.

Después de toda esa información, pospusimos la hora de salida del otro día. Jaime nos dijo que podíamos salir tipo 4 am, que pronto amanecía y que a esa hora no había problema. Nos fue a buscar a la madrugada y nos llevó al garaje. Salimos y estaba tan oscuro como a las 2 de la mañana. Yo estaba cagadísima y Rodrigo no decía nada pero también estaba bastante preocupado. Me parecía que después de cada curva iba a ver un guerrillero apuntándonos. Así que fui rezando prácticamente todo el camino hasta que amaneció. Parecía que no amanecía nunca, empezó a aclarar tipo 6 así que fuimos dos horas cortando clavos.

Llegamos al aeropuerto como a las 10 y el último vuelo de Viva Colombia, que es la empresa mas barata había salido hacía 40 minutos y no salían mas hasta dentro de dos días. Nos re bajoneamos y empezamos a ver otras empresas. Al final conseguimos en Avianca, nos salía 60 dólares a cada uno y salía a las 5 de la tarde. El horario mucho no nos gustaba, pero no teníamos otra opción.

DSCN2457

Rumbo a Cali: mucho calor!

Fuimos a dejar el auto, armamos los bolsos (dos mochilas con las cosas metidas a presión) y nos despedimos de la kangú por unos días. Inexplicable el calor que hacía, así que cuando llegamos al aeropuerto de nuevo nos metimos en un local de comidas rápidas para comer y aprovechar el aire acondicionado que era una bendición.

DSCN2462

Esperando el vuelo, emocionadísimos!

A las 4 y media embarcamos y a las 5 estábamos saliendo para Cartagena.

Este vuelo tuvo un plus para nosotros que nunca habíamos visto: pudimos apreciar el atardecer desde arriba del avión. Increíble.

DSCN2477

Increíble atardecer

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: