Cuarto país: Ecuador

Llegamos a la frontera con Ecuador bien  temprano con un sol terrible. El calor no se aguantaba y tuvimos que esperar como una hora q abriera la frontera. Prácticamente nos derretimos.

La verdad es que la frontera parecía un chiste, la gente pasaba en auto y caminando como si nada, pero nosotros si o si queríamos hacer los papeles! Tardamos media hora haciendo trámites y fue el primer país donde nos dieron mapa!

DSCN1943

Llegamos a Ecuador!

DSCN1951

Las rutas rodeadas por plantaciones de bananas.

Nuestro primer destino fue Machala, donde pasábamos a buscar la plata que nos habían mandado por Western Union desde Argentina porque nosotros no podíamos sacar con la tarjeta de crédito.

Mientras Rodrigo esperaba que lo atiendan, yo fui a comprarme un licuado de mango que me dieron en bolsa. Estaba esperando el licuado cuando  los empleados del lugar con los viajantes se empezaron a tirar agua, leche, hielo y todo lo que tenían a mano. No importaba si mojaban a los clientes y tampoco si dejaban todo echo un desastre. Lo importante era que estábamos en pleno carnaval.

La gente en las calles juega con espuma, con globos de agua y hasta con baldes. No importa si estás jugando o no, te mojan igual y si te enojás es peor.

Luego de hacer los trámites, seguimos camino a Cuenca.

Cuenca fue una de las ciudades mas lindas que conocimos en el viaje. Después de dar cien vueltas para ver donde estacionar, decidimos para en una calle para cocinar.

DSCN1965

Por  comer en una calle de Cuenca

DSCN1964

Menú del día

Mientras estábamos ahí cocinando un elaborado menú de arroz con atún, se acerca un hombre que se presenta como Galo. Nos empezó a preguntar del viaje y después de un rato de charla, nos invitó a su casa a estacionar la Kangú y dormir ahí.

Después de comer y pensarlo un poco (la sociedad nos hace desconfiados) decidimos ir, ya nos habíamos perdido la misma oportunidad en Tafí del Valle y nos íbamos a dejarla pasar de nuevo. Dimos una cuantas vueltas y se nos estaba complicando encontrar la casa, cuando justo lo vemos a Galo entrando el auto al garaje. (casualidad?)

Nos saludó, feliz de vernos, estacionamos la kangú en su patio y nos fuimos a recorrer la ciudad. El nos explicó que colectivos tomar y hasta nos dió las monedas para el colectivo!

Esa tarde caminamos un montón por la ciudad, agradecimos que fuera feriado porque no había mucha gente y pudimos disfrutar la tranquilidad. Visitamos plazas, iglesias, probamos algunas cosas típicas, paseamos, charlamos y una vez más corroboramos los que nos dijeron “Para disfrutar las ciudades hay que caminarlas”.

Cuando estaba anocheciendo volvimos a lo de Galo. Como no había nadie en su casa, nos pusimos a tomar un té bien caliente (hacía mucho frío) y cuando Galo y su esposa Catalina llegaron, nos invitaron a cenar en su casa. Nos prepararon una cena riquísima, con plátano, arroz, carne, huevo frito, muy buena!

Charlamos un montón de sus vidas y las nuestras, probamos ese plato típico de Ecuador y nos sentimos inmensamente felices y agradecidos. Es difícil explicar la sensación de que alguien te invite a su casa, te cocine, te trate como si te conociera de toda la vida sin apenas conocerte.

Nos invitaron a dormir en su casa, pero nosotros decidimos dormir en la kangú.Es más, hasta nos dejaron la llave de la puerta por si queríamos ir al baño de noche. Esa noche nos dormimos con una sonrisa.

Como si todo esto fuera poco, al otro día, nos despertaron con un desayuno bien potente, pancitos, café, te, leche, queso, manteca y maíz. Nosotros no sabíamos como agradecer tanta hospitalidad.

El hijo de Galo era ingeniero automotriz, así que nos enchufó la Kangú a la compu y nos dijo que estaba todo bárbaro, el único problema que era el del arranque era porque tenía una falla en el cilindro donde va la llave, pero nada grave.

DSCN2036

Gracias Galo y Catalina!

Al final, entre charlas y risas nos terminamos yendo como a las 11 de la mañana. Costó despedirse, parece increíble pero ya nos habíamos encariñado.

DSCN2043

La Kangú en las calles de Cuenca

 

 

DSCN2045

Banderita de Ecuador!

Sin dudas, Cuenca es una ciudad hermosa que nos recibió de maravillas. Nos fuimos mas que felices, no tanto por los lugares que habíamos conocido ahí, si no por las personas increíbles que habíamos conocido.

 

Anuncios

  1. Chicos, los leo desde Tucumán, soy Alejandro, quien los encontro junto a Carlos en el rio camino a Tafi del Valle! veo que la segunda fue la vencida, que grande Galo !!! Los sigo leyendo en su aventura! Saludos genios!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: