Playas del Pacífico!

La primer playa que visitamos en Perú fue Paracas. Es una playa chiquita, con poca costa y mucha gente!

La ciudad también es linda y está concentrada en unas pocas cuadras. Lo que no nos gustó mucho fue la mugre. La gente no es consciente y deja toda su basura tirada en la playa. Así que cuando se van, queda la playa llena de mugre, sube la marea, se la lleva el mar y después cuanodo te metés al mar hay bolsitas de plástico, papeles y botellas nadando a tu alrededor.

Una lástima que la gente no tome conciencia y que las autoridades no hagan algo al respecto. Como mínimo, poner tachos de basura.

Antes de ir a la playa decidimos ir a la Reserva Natural, con la idea de dormir ahí, pero la verdad que el viento nos llevaba. Así que comimos y nos volvimos al pueblo.

DSCN1814

En la reserva. Nos llevaba el viento.

Pasamos el día entero en la playa, enterrando los pies en la arena, metiendonos en el mar, tomando mates y haciendo nada.

Nos duchamos en las duchas públicas (que dejaban bastante que desear) y como el lugar nos gustó dormimos en la plaza.

 

DSCN1824

Paracas

DSCN1817

Disfrutando de los primeros días de playa.

DSCN1831

Peatonal de Paracas

La playa que más teníamos ganas de conocer era Máncora, aunque no es muy cerca, así que le metimos unas cuantas horas de viaje al día siguiente y paramos a pasar la tarde en Tortugas. No sabíamos donde parar.

Estábamos bastante cansados y con mucho calor cuando al costado de la ruta vimos una tortuga gigante y Rodrigo dijo “Y si paramos acá?” Ya habíamos entrado en otros pueblos, pero no nos habían gustado, así que probamos suerte con este.

Y lo bien que hicimos, Tortugas es MUY chiquito y poco conocido.

Es como una bahía rodeada de montañas. El pueblito se concentra alrededor del mar. Casi no hay olas y la costa está formada por piedras negras.

La verdad, nos quedamos encantados, nos metimos al mar, tomamos mates y nos quedamos hasta tarde sentados viendo el atardecer y después las estrellas.

Fue realmente hermoso e inolvidable. Estábamos casi solos en el pueblo. No había turismo y los pocos que pasaban por la calle nos miraban como si fuéramos locos. Los dos sentados en las reposeras mirando el cielo.

DSCN1833

Almorzando al costado de la rura

DSCN1835

Kangú en el desierto

DSCN1858

Salió banderita de Perú

DSCN1871

Merendando el Tortugas

DSCN1865

Increíble atardecer en Tortugas

Dormimos al lado de la playa, escuchando el ruido del mar.

Al día siguiente decidimos seguir camino hacia Máncora.

La verdad que fuimos bastante mal humorados todo el camino, las rutas son una porquería. Pasan por el medio de las ciudades, así que un camino que tendría que ser de 1 hora lo hacés en tres y es un verdadero embole. Ni hablar de los peajes! Nos gastamos como 800 pesos en peajes! Hasta discutí con uno que trabajaba ahí. Nos cobraban 80 pesos de peaje por esas rutas de porquería!

En fin, no nos quedaba otra, pero la verdad, una cagada. Para poner el broche de oro a ese día, yo terminé con infección urinaria y con ganas de desaparecer del planeta.

El que haya tenido alguna vez infección urinaria, sabe de que le hablo. Así que llegamos a Máncora directo a una clínica, no pudimos comunicarnos con el seguro de viaje, así que tuvimos que pagar nosotros (igual ya iniciamos los trámites con el sgeuro para que nos devuelvan el dinero, porque no salió nada barato: 800 pesos)

Esa noche mientras yo sufría en el cordón de la calle y Rodrigo armaba la cama, se acercó un hombre que nos ofreció dormir en una estación de servicio donde había seguridad y baños. Aceptamos encantados. Aceptó Rodrigo porque yo no podía ni hablar.

Gracias  Dios al otro día me levanté nueva.

Ese noche en la estación de servicio dormimos con las puertas abiertas literalmente. Le dije a Rodrigo  medio entre sueños que tenía calor, el abrió un poco la puerta y así dormimos. Unos genios.

Temprano a la mañana nos fuimos a desayunar a la playa, queríamos aprovechar todo el día. Máncora tiene una playa hermosa, muchísimos puestos de artesanos y muchísima gente.

DSCN1881

Llegamos a Máncora!

DSCN1888

Jugando con un perro peruano

DSCN1894

Desayunando a orillas del mar

DSCN1903

Felicidat!

Las olas son enormes y la arena es blanca. Fue , sin dudas, una de nuestras playas preferidas durante el viaje.

Aprovechamos ese día para meternos al mar, jugar con las olas, almorzamos comida típica y disfrutamos de la playa.

DSCN1906

Ceviche y tequeños: plato típico de Perú

DSCN1907

Chicarrón de mariscos: Exquisito.

DSCN1908

A comerla!

DSCN1913

Pasandola mal

 

A diferencia del día anterior, el broche de oro de este día fue un atardecer increíble en la playa que duró como media hora.

DSCN1928

Atardecer en Máncora

 

DSCN1942

Primer baño de la Kangú en el viaje

DSCN1905

Gracias a la vida!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: