Largo camino hasta Nazca.

Después de pensar bastante que camino tomar, nos decidimos por ir para Nazca. Es un poco loco, pero cuando estás de viaje levantarse temprano no es un sacrificio. Al contrario. cuando teníamos que hacer un camino bastante largo, nos levantábamos temprano y con ganas.

Las ansias por conocer lugares nuevos, subir a la ruta y manejar km y km sintiéndose en total libertar son mucho mas fuertes que las ganas de dormir cinco minutos más.

Así que, como les decía, salimos temprano para Nazca, nuestro próximo destino.

Teníamos un camino bastante largo, y viajamos casi todo un día hasta Arequipa.

Nos perdimos mil veces, cambiamos de camino, volvimos, dimos la vuelta, le preguntamos a cincuenta personas distintas. Todos nos decían “Reeeeecto” “Se va de largo” “De freeente”, pero nos mandaban a distintas partes.

DSCN1677

Un poco de barro.

 

Agarramos sol, lluvia, barro, caminos de tierra, ripio, ruta y hasta un poco de granizo.

Paramos a comer en el camino y le convidamos a dos perritos que se nos acercaron.

Se nos hizo de noche y nosotros seguíamos en la ruta, sin encontrar donde parar. Empezó a haber niebla y con poca visibilidad y ganas de llegar, por fin la vimos: Arequipa!

Decidimos no entrar mucho en la ciudad porque ya se notaba que era enorme, edificios, semáforos, autos, bocinas y calles oscuras a los costados. La verdad que llegar de noche a las ciudades no nos gusta ni medio, pero a veces pasa.

Buscamos un hotel donde hubiera cochera. Creemos que hicimos bien, nos dijeron que la ciudad no era para nada segura de noche y por algo todos los hoteles y casas tenían cámaras y rejas.

Al día siguiente agarramos la Costanera, una ruta que va costeando las playas y conocimos el Océano Pacífico! Bien azul, con muchas olas.

Por supuesto que paramos a tocarlo por primera vez, refrescarnos un poco y ya que estábamos almorzar.

DSCN1700

Vista del Pacífico desde la kangú.

DSCN1696

Al costado del camino.

DSCN1708

Rodrigo conociendo el Pacífico.

DSCN1712

Almuerzo: sanguches de huevo frito.

 

 

Luego de unas horitas más de viaje al costado del océano, viendo playas increíbles  llegamos a Nazca! Como llegamos temprano, aprovechamos para conocer la ciudad, dar unas vueltas por la plaza y tomar helado.

DSCN1725

Atardecer en la plaza de Nazca.

La plaza es hermosa, y a la tardecita se reúne la gente del pueblo con sus hijos para que jueguen al aire libre. Se pueden ver unos atardeceres increíbles.

Averiguamos para ir a ver las líneas de Nazca que se pueden ver desde el mirador o en una avioneta. No hubo que pensarlo mucho. Iríamos al mirador porque la avioneta era mucho para nuestro presupuesto viajero.

Al día siguiente nos fuimos a buscar las famosas lineas. Con el mate en mano, paramos al lado de un puestito vacío y subimos a una montaña.

Nos agitamos hasta no dar más subiendo, estuvimos como media hora buscando pero nunca encontramos lineas.

DSCN1745

Buscando las lineas de Nazca.

DSCN1746

Kangú en Nazca. Parece un paisaje lunar.

Seguimos camino y encontramos el mirador oficial. Es bastante rudimentario y no parecía muy seguro, pero de todas formas subimos a ver las lineas.

Desde el mirador pudimos ver el árbol y las manos. Raro. Dicen que los Nazcas estudiaron las condiciones climáticas y del suelo, hicieron esos dibujos y se conservan solos desde hace mas de mil años. Raro, pero interesante.

DSCN1751

Mirador de las lineas de Nazca.

DSCN1755

Dudando sobre la historia de las lineas.

Desde el mirador, seguimos viaje hasta el oasis de Huacachina, es un oasis en el medio del desierto.

Al principio el oasis se formaba de manera natural, pero actualmente lo mantienen con agua porque se vacía.

DSCN1783

Oasis de Huacachina

DSCN1792

Paseo bordeando el oasis.

Es realmente un lugar muy lindo y tranquilo. Obviamente hicimos la excursión en el boogie. Un autito de fierro que se lleva a pasear por las dunas, al mejor estilo montaña rusa. Hicimos sandboard y nos divertimos un montón.

DSCN1760

Divertidísima excursión! Imperdible!

DSCN1782

Vista del oasis desde las dunas.

Cerca del mediodía ya hacía mucho calor, así que nos refrescamos un poco en el oasis.

 

Con muchas ganas de playa y sabiendo que ya estábamos muy cerca, salimos para Paracas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: